9 de enero de 2018

Epipactis lusitanica

Varias veces en los años numerosos de su edad lo tuvo todo listo para ir a buscarla sin saber ni siquiera dónde, sin conocer sus apellidos, sin saber si era ella la que buscaba, pero  seguro de encontrarla en cualquier parte entre florestas de orquídeas.
                                                                                              El amor en los tiempos del cólera
                                                                                              Gabriel García Márquez



La naturaleza está en constante evolución. De vez en cuando encuentran un hueco en los medios de comunicación noticias que nos hablan del descubrimiento de una nueva especie, y siempre se nos vienen a la cabeza lugares exóticos y remotos. Pero también cerca de nosotros se identifican nuevas especies. Es el caso de esta epipactis, descrita por primera vez el año 1988 en el vecino Algarve portugués. De ahí su apellido:  lusitanica.


Sin embargo las diferencias  que presenta con otras especies del mismo género son muy escasas: altura, robustez, distancia entre las hojas superiores y las flores...Tanto es así que para muchos expertos no se trataría de una especie distinta sino de una variedad de la epipactis tremolsii.



Al igual que otras orquídeas que hemos visto la epipactis lusitanica produce néctar para atraer a los insectos (en la siguiente foto se puede ver a una crisopa verde dándose un festín).  Pero si la polinización no se produjese por medio de insectos siempre tiene la posibilidad de autopolinizarse.


Epipactis fue el nombre dado por Teofrasto a una planta, hoy desconocida, y que el parecer se usaba para cuajar la leche. Ignoro por qué vericuetos ha llegado a denominar a este género de orquídeas.


26 de diciembre de 2017

Botón de oro

Por los macizos se combinaban las flores con profusión en un abigarrado conjunto: la suavidad humilde y blanca de las petunias, el amarillo fuerte del botón de oro, la simetría circular y mareante de la margarita, las anémonas, las rosas y los claveles...
                                                                                     La sombra del ciprés es alargada
                                                                                     Miguel Delibes



Si la intención de los nombres es identificarnos, quien nombró a nuestra planta de hoy acertó de pleno: botón de oro. Creo que no cabe nada más descriptivo. Su nombre científico es ranunculus repens. Repens porque se arrastra por el suelo. En cuanto a ranunculus procede de la palabra latina que designa a los renacuajos y ranas pequeñas, tal vez en referencia a que como las ranas gusta de los lugares húmedos.


Lo del color tan intenso he de decir que me despista un poco. En general en las plantas esos colores tan vivos tiene por objeto atraer a los insectos para que se impregnen de polen y colaboren en la fecundación. Sin embargo he leído que el botón de oro es tan tóxico que hasta las abejas evitan posarse en ellos. No sólo las abejas la rehuyen, también los herbívoros evitan comerla y algo he leído respecto a su consumo por parte de las vacas y el aumento de abortos.


Y si las abejas las evitan, ¿cómo se reproduce? Hay otros polinizadores que si se atreven a probar su néctar: dípteros y coleópteros. De todos modos su principal método de propagación es asexual, por medio de estolones: brotes rastreros que naciendo del tallo principal se extienden por el suelo y emiten raíces adventicias, separándose una vez enraizado dando origen a una nueva planta.


12 de diciembre de 2017

Trébol amarillo

El cuarto -tiene su parte en nuestra historia- es de tono azulado. Cubre el piso una alfombra azul, con flores amarillas, y las paredes un papel azul, con rosetones y tréboles amarillos, en listas verticales

                                                                                                  Los afanes
                                                                                                  Adolfo Bioy Casares



Ya han desfilado por estas páginas tres tipos de tréboles: el blanco , el hediondo y el rosa y hoy le ha llegado el turno a un cuarto, el trébol amarillo (trifolium campestre) también conocido como campesino o campestre.


Son los tréboles en general, y este amarillo no iba a ser una excepción, plantas muy provechosas. Veamos por qué. Aunque representa tan sólo un 3% de nuestro cuerpo el nitrógeno es parte fundamental del mismo al entrar en la composición de los ácidos nucleicos. En lo que respecta a las plantas es el elemento que más contribuye a su crecimiento y de ahí el uso de los compuestos nitrogenados como fertilizante (quién no recuerda los anuncios de nitrato de Chile con aquella silueta de un jinete tocado con un sombrero).


Nitrógeno tenemos de sobra: casi el 80% del aire de la atmósfera terrestre. Sin embargo son escasos los seres vivos que pueden asimilarlo. Algunas plantas han alcanzado una relación simbiótica con algunas bacterias que transforman el nitrógeno atmosférico en amonio o nitrato que sí puede ser incorporado por la planta y de este modo integrarse en el ciclo vital. 


Nuestro trébol amarillo, con las bacterias que habitan en  los nódulos que encontramos en sus raíces, contribuye a incorporar nitrógeno y a enriquecer de este modo los suelos en que se cultiva, usándose también para alimento del ganado.


Como hoy ha quedado esto demasiado denso, termino con un poema de tréboles aunque no sean amarillos:
                                                      En los tréboles del soto,
                                                     ¡Dios,lo que yo me encontré!

                                                     ¿Lo sabes?

                                                     ¡Sí que lo sé!

                                                      Pues dime lo que encontré
                                                      en los tréboles del soto

                                                     ¡Dios,sí que te lo diré: 
                                                      mi anillo, mi anillo roto!

                                                                                           La amante
                                                                                           Rafael Alberti




28 de noviembre de 2017

Adelfilla pelosa

No tenía sentido, en realidad, tratar de ordenar flores silvestres. Revueltas, formaban su propia simetría, y era sin duda cierto que repartirlas entre los iris y las adelfillas estropeaba también el efecto.
                                                                                                           Expiación
                                                                                                           Ian McEwan


Aunque normalmente no me meto en cuestiones de familias, ordenes, géneros y demás hoy si voy a hacerlo pero tangencialmente. Y es que documentándome sobre la adelfilla pelosa (epilobium hirsutum) vi que pertenece a la familia de las onagraceas, y me pregunté que tendrán que ver con los asnos. En principio parece que no tienen nada que ver. Onagro y onagra pese a su similitud tienen distintos orígenes, ambos griegos. En el primer caso  de  ὄναγρος (asno salvaje),de ὀνάγρα (adelfa) en el segundo. Sospecho de todos modos que alguna relación existirá.


Tanto los tallos como las hojas se encuentran cubiertas de un fino vello, de ahí el apelativo de hirsutum o pelosa. Epilobium (sobre el lóbulo o cápsula) hace referencia a la disposición de la flor sobre un pedúnculo que en realidad es el ovario del que surgirá el fruto.


Propia de las orillas de arroyos y riachuelos tiene una hermosa flor cuyo estigma dividido en cuatro es muy característico. Se ha usado en infusión para problemas menstruales y es también conocida como hierba de san Antonio

El nuestro era un bosquecillo más bien pequeño; conocíamos cada arbusto, cada claro, sabíamos dónde y qué setas o frutas buscar, hasta qué flores había en cada zona. Dónde encontrar hierba de San Antonio y dónde encontrar hierba amarilla de San Juan.

                                                    Últimos testigos: los niños de la segunda guerra mundial
                                                    Svetlana Alexievich


14 de noviembre de 2017

Verónica acuática

Había retazos de vegetación a su lado, cosas que llevaba en las manos al caer: ramitas de espino, flores de capuchina rojas, hojas de verónica acuática y de diente de león, madreselvas, berros y melisa.
                                                                                 Elisabeth ha desaparecido
                                                                                 Emma Healey



Estas flores podrían corresponder a dos plantas; la veronica beccabunga o la veronica anagallis-aquatica. Me inclino por la segunda por la forma de sus hojas terminadas en punta, ya que en el caso de las primeras las hojas suelen ser más redondeadas. En cualquier caso llamándola verónica acuática o de los arroyos seguro que no nos equivocamos.



Del origen del término verónica ya hablamos en su día, y también del significado de anagallis. Así que dado que no se le conoce ninguna utilidad o curiosidad a la verónica de agua nos contentaremos con unas imágenes. No es poco,         



               

31 de octubre de 2017

Orchis langei

Aquel bosque, aun sin el aliciente de la caza, era delicioso, tanto por los gigantescos árboles que le daban sombra y frescura, como por las olorosas y variadas flores que cubrían el suelo, por las orquídeas que crecían parásitas en los añosos troncos, y por las plantas enredaderas que, formando guirnaldas y festones, entrelazaban los árboles, haciendo a veces impenetrable la espesura.

                                                                                                             Genio y figura
                                                                                                             Juan Valera



Vamos a aprovechar esta nueva orquidea, orchis langei, para hablar de más curiosidades de estas peculiares plantas.


A pesar de su elevado número, es dífícil que a partir de una semilla se origine una nueva orquídea. Esto es debido a que carecen casi por completo de reserva alimenticia. De hecho, hasta principios del siglo XIX se pensaba que las semillas de las orquídeas eran estériles, y que sólo se reproducían de manera vegetativa, método que usaban los criadores de orquídeas ornamentales. A mediados de ese siglo se descubrió que para que se produjese la  germinación era necesaria la participación de unos hongos microscópicos, con los que la semilla establece una relación denominada micorrícica, de la que surge un órgano subterraneo común, el micorrizoma.


El microrrizoma puede permanecer por espacio de varios años sin emitir raíces ni una nueva planta, manteniéndose de manera exclusiva a expensas del hongo que provee a la semilla de los azúcares necesarios. Una vez desarrollada una planta adulta no necesita ya del microrrizoma ya que es capaz de elaborar sus propios azúcares mediante fotosíntesis, sin embargo la asociación con el hongo que se unió a la semilla permanece en muchos casos durante toda la vida de la planta.