15 de mayo de 2018

Jara pringosa

                                             
                                                    Migueletes, Migueletes
                                                    la pólvora está mojada.
                                                    Esa piedra no da chispas;
                                                    esa carabina es mala.

                                                    Si sale Diego Corrientes
                                                    en mitad de aquellas jaras
                                                    tendrá su pólvora seca

                                                    y su gente preparada.
                                                    Pólvora negra, reseca, 
                                                    de bandolero de raza.

                                                                            Romances del 800
                                                                            Fernando Villalón



En el capítulo 14 del evangelio de san Lucas puede leerse lo siguiente: si uno de vosotros quiere construir una torre, ¿no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? Cuando hace ya más de siete años me decidí a poner en marcha esta aventura, antes de iniciarla me paré a calcular gastos como dice el evangelista, a ver si tenía material suficiente, de tal modo que cuando el blog vio la luz tenía ya escritas muchas entradas, creo que más de 20 y algunas más esbozadas. Una de las primeras que escribí fue está de hoy de la jara pringosa que ha tardado más de siete años en pasar del papel a la red.


El libro de botánica que más consulto es la guía de Ginés López González, que al hablar de las flores del Cistus ladanifer las describe como de un "color blanco puro que en ocasiones presentan una mancha purpúrea en la base". Decidí hacer una entrada distinta para cada uno de los dos tipos. Pero me encontré con un problema: no lograba ver ni una jara pringosa con flores blancas. Para mi desesperación todas tenían manchas, pese a que la guía decía que eso ocurría en ocasiones.


Dicen que Fernando Villalón se obsesionó por conseguir toros con ojos verdes, hasta el punto de arruinarse. Yo me he obsesionado con las jaras blancas. En la época de floración no he dejado de comprobar cuanta jara caía en mi campo visual, metiéndome por sitios intrincados e incluso peligrosos, o mirando de reojo en la carretera mientras conducía. Y por fin, hace unos días, la encontré: una sóla planta y con una sóla flor. Pero aquí está. Y aquí está lo que escribí hace ya casi ocho años

                                                   La luna se está peinando
                                                   en los espejos del río,
                                                   y un toro la está mirando
                                                   entre la jara escondido.
                        
                                                                      El toro y la luna
                                                                      Carlos Castellano Gómez


No quiero ni pensar cómo se pondría el toro, pues no en vano recibe esta jara el apelativo de pringosa. Esa resina tan pegajosa que exuda la jara es rica en ládano (de ahí su nombre científico Cistus ladanifer) substancia usada desde la antigüedad en perfumería. ¿A quién no le gusta el olor de un jaral en verano?


El toro de la canción y la luna que se peina nos vienen muy al pelo para recordar uno de los métodos tradicionales para recoger el ládano: se  hacía pasar un rebaño de cabras por los jarales. Mientras más tupido el jaral, y más pelos las cabras mejor. Posteriormente se peinaba bien a los animales para recoger la resina adherida a sus pelos.


No se yo si el ládano sería capaz de contrarrestar el indudable olor a choto que este poco sofisticado método de recolección le conferiría.


(A la jara con manchas ya le dediqué su entrada correspondiente )

1 de mayo de 2018

Campanillas rosas

Al pie de las tapias, y por entre sus rendijas, crecen la hiedra y esas campanillas color de rosa pálido que suben sosteniéndose en las asperezas del muro hasta trepar a los bardales de heno, por donde se cruzan y se mecen como una flotante guirnalda de verdura.
                                                                                                 Desde mi celda
                                                                                                 Gustavo Adolfo Becquer


La campanilla rosa, Convolvulus althaeoides, es una planta que podemos encontrar fácilmente en terrenos baldíos. De hábito rastrero sus tallos cuando encuentran el apoyo adecuado pueden enroscarse y escalar dando vistosidad a los muros con sus grandes flores, aunque sólo durante el día pues se cierran al llegar la noche.


El nombre procede del latín convolvere, enredarse, y althaeoides nos indica su semejanza a las plantas del género Althaea



A medida que ascendía, los árboles eran más bajos y la senda atravesaba matorrales de espino desbordados de correhuelas azules y alguna que otra enredadera de campanillas rosas
                                                                                         
                                                                                              La mujer que se fue a caballo
                                                                                              D H Lawrence


17 de abril de 2018

Unciana

la ruda, que regalaba a las madres de los niños enfermos de sarampión y que, bajo la almohada, evitaba que se dañaran sus ojos; el árnica, de flor morada y hoja pilosa, que tan buenas ligas hacía con el alcohol; el mastranto, hermano de la hierbabuena, perfumador de la ropa en las coladas; y la unciana, y la hierba de las siete sangrías, y el poleo, la sanguinaria, el tomillo, el hinojo, el te silvestre, la carnosa hoja de san Juan
                                                                                             La escalera
                                                                                             Carlos Murciano 



La nómina de plantas que la sabiduría popular ha aplicado con mayor a menor fortuna para paliar distintos males es extensísima, y en esta relación que nos presenta Carlos Murciano aparece nuestra protagonista de hoy la unciana (Dorycnium rectum) que nos llama la atención por sus frutos, una legumbre pequeña de piel lisa brillante que se agrupa en ramilletes inicialmente verdes y luego de un llamativo color rojizo.


La mayoría de las referencias al empleo de la unciana que he encontrado por la red  remiten a la provincia de Cádiz, más concretamente a la sierra, el mismo Carlos Murciano es de Arcos de la Frontera. Y aunque en un estudio publicado en el año 1999 por Orestes Rodríguez Aguado (Un acercamiento a la medicina popular en Ubrique  1996-1997) se hace referencia a su utilización en diversas dolencias (conjuntivitis, heridas, dolores gástricos), el uso más extendido parece haber sido entre los arrieros para tratar las rozaduras de las caballerías. Para ello tostaban los frutos de la unciana y, tras molerlos como el café, lo aplicaban directamente sobre heridas y mataduras.


En el color, la forma y la disposición de los frutos de la unciana hay quienes han querido ver similitudes con unas hemorroides inflamadas. De ahí a proponer su uso para su alivio hay sólo un pequeño paso.


No se de dónde procede el nombre. También se conoce como emborrachacabras (no es la única como pasa tantas veces) y aunque no he encontrado referencias claras al respecto sus flores deben ser muy del gusto de las abejas y otros insectos, pues cuando se encuentra en floración un zumbido continuo brota de la planta.




3 de abril de 2018

Albahaca campesina

                                                     

Su dueño es de los que ciegan de buena gana porque otros no vean. Esa sangría tiene que hacerse en el prado que le sigue y que peca de secano. Con las aguas que aquí sobran, ganaba mucho el otro, y hasta los de más abajo; y este hombre prefiere segar espadañas, juncos y rabos de zorra en agosto, en vez de yerba superior, a que el vecino obtenga mediana por la virtud del riego regalado...

                                                                                                 El sabor de la tierruca
                                                                                                 José Mª de Pereda



El lector avispado, como se suele decir, se habrá dado cuenta de que en el texto de Pereda que hoy nos sirve de entrada no se nombra a la albahaca campesina. Y es que he hecho una pequeña trampa, pues a la Stachys ocymastrum se la conoce también como rabos de zorra, aunque no tengo seguridad de que la del texto sea nuestra protagonista ya que es nombre compartido con otras plantas.


Lo de rabo de zorra sospecho que será por estar toda ella cubierta de unos pelos erizados finos y sedosos a alguien le ha recordado el apéndice de este mamífero. Lo de albahaca campesina debe ser por similitud con la albahaca, similitud que yo no le veo pero algo debe haber ya que  ocymastrum hace referencia a su parecido con el género Ocimum al que pertenece la albahaca. Por terminar con los nombres stachys deriva del griego y significa espiga.


Poca utilidad he visto que tenga, fuera de que en algunos lugares se usa, junto con otras plantas, en la elaboración de licores de hierbas.


20 de marzo de 2018

Estrellas de tierra

                                                                      Lloré.
                                                                      Y era mi llanto
                                                                      como estrellas caídas 
                                                                      de su cielo.

                                                                      Estrellas
                                                                      de su dura techumbre 
                                                                      desprendidas.

                                                                       Lloré.
                                                                       Estrellas mías-¡llanto mío!-
                                                                       ¿Qué cielo cruel
                                                                       os dejó solas,
                                                                       olvidadas,
                                                                       muertas?

                                                                                                   Despedida
                                                                                                   Elena Martín Vivaldi



Como estrellas que se hubiesen desprendido de la bóveda celeste, o estrellas de mar olvidas por un mar que se retiró hace millones de años, así se nos presenta este curioso hongo que lógicamente recibe el nombre de estrella de tierra, y que si no me equivoco es una Astraeus hygrometricus, y que también se conoce como Geastrum stellatum


Al igual que vimos con el pedo de lobo en la parte globulosa central, que es donde se encuentran las esporas, se abre un pequeño agujero a través del cual, y con una mínima presión son expulsadas las esporas que se diseminarán por el aire.


Cuando el tiempo es seco los brazos de la estrella se curvan y levantan envolviendo la parte central, para volver a estirarse cuando la humedad aumenta. La superficie de los brazos se suele cuartear lo que ayuda a diferenciarla de otras especies similares


Al parecer las estrellas de tierra no están ancladas al suelo, y cuando llueve mucho y se forman escorrentías son capaces de navegar sobre las aguas como si de un barco de tratase. Tal vez sean estrellas de mar que añoran su origen.


6 de marzo de 2018

Tremella mesentérica

La atmósfera apestaba a azufre y la única iluminación provenía de un hongo gelatinoso de color amarillento que cubría los muros y las gigantescas estalactitas que pendían de un techo apenas visible.
                                                                                                El Nigromante
                                                                                                Michael Scott



Aunque la Tremella mesenterica que viene hoy por el blog es un hongo, es gelatinoso, y es amarillo estoy seguro de que no es el del texto no solo porque, aunque brillante, no emita luz sino porque no lo veo yo creciendo en el interior de la cueva. Y es que la Tremella mesenterica vive sobre madera muerta de encinas y otros árboles.


No he hallado ningún nombre vernáculo en castellano. Los ingleses parecen más imaginativos y la denominan mantequilla de brujas, y también temblor amarillo o cerebro amarillo. No por cerebro, sino por su parecido a los intestinos es por lo que supongo que se llama mesenterica y lo de tremella suena a temblor, el que les entra a este tipo de hongos al tocarlos, como le ocurre a la gelatina.


Cuando se seca la tremella pierde su forma y volumen, y de ser blanda pasa a ser quebradiza. Pero en cuanto se rehidrata recupera sus características.


Por lo que he leído no tiene interés culinario ni parece tener usos populares.


Para terminar algo que no tiene nada que ver. No es la primera vez, ni será la última, que al procesar una foto o elegir entre las que tengo cuál poner para ilustrar, que me encuentro una sorpresa en forma de bicho. En esta última foto que os muestro se pueden ver dos bichos que no se qué son ¿alguien podría ayudarme?