18 de abril de 2017

Picos de cigüeña

Estuvo aspirando y tocando un pomo de geranios rosa de "pico de cigüeña", del búcaro que siempre se renovaba en el viejo mostrador.
                                                                                                Nuestro padre san Daniel
                                                                                                Gabriel Miró


Abundan por el campo los geranios silvestres, igual que lo hacen sus "primos" en los patios y balcones. Y pese a su abundancia me resisto a hincarles el diente, y es que me lio un poco entre unos y otros. El género es amplio, tanto que el botánico francés  Charles Louis L'Héritier de Brutelle lo dividió en tres nombrándolos por el parecido de los frutos con los picos de las zancudas como Pelargonium (del griego pelargos, cigüeña), geranium (de geranion, grulla) y erodium (de erodios, garza)


Curiosamente son las plantas del género erodium, como el Erodium malacoides que vemos hoy, las que reciben el nombre popular de picos de cigüeña y no los del pelargonium en el que se encuentran los geranios ornamentales. Reciben muchos más nombres, todos ellos en relación al fruto tan característico: agujas, agujas de pastor, alfileres, alfilerillos....


Las semillas de las plantas han de viajar, expandiéndose e instalándose lejos de la planta madre para no competir con ella. La manera más simple de viajar es dejarse llevar por el aire, pero las hay más complejas y peculiares como la utilizada por los erodium. El fruto se enrosca como si fuera un taladro o un sacacorchos. Al humedecerse se desenrosca, enroscándose nuevamente a medida que se seca generando de este modo un movimiento circular que lo hace desplazarse. Por este movimiento es por lo que también se les llama  relojes o relojitos.


Si se encuentra un hueco en el suelo este movimiento lo que hará es que la semilla resulte enterrada, como si se sembrase a si misma. En este vídeo se puede ver bastante bien


Que yo sepa no tiene ninguna utilidad


4 de abril de 2017

Limodorum abortivum

¿Le molestaría alcanzarme esa orquídea que está allí, entre las colas del caballo? Hay muchas orquídeas en el páramo aunque, por supuesto, llega usted en una mala estación  para disfrutar de él en todo su esplendor
                                                                                      El sabueso de los Baskerville
                                                                                      Arthur Conan Doyle


Vuelve a aparecer una orquídea por estas páginas, en este caso una limodorum  supongo que abortibum. Existe otra variedad en España, la trabutianum pero mucho más escasa. Como vemos por la flor está emparentada con las cephalanteras, pero tiene algunas peculiaridades.


La primera es que se trata de la única orquídea sospechosa de ser parásita, ya que se han encontrado ejemplares con raíces unidas a las de otras plantas como jaras o encinas. Lo que si se puede asegurar es que es saprofita, viviendo sobre material en descomposición asociandose a hongos para lograr su sustento, y que carece de clorofila. Sus hojas son muy pequeñas, apenas unas escamas (de ahí lo de abortibum)


Al igual que sucede con otras orquídeas la polinización la realizan himenópteros, pero, y aquí viene otra peculiaridad, en el caso de limodorum abortibum el grado de  autopolinización parece ser muy elevado. Se han llevado a cabo experimentos en los cuales se mantenían ejemplares metidos en bolsas para evitar ser polinizados por insectos. Pues bien, se llegaron a alcanzar porcentajes de fecundación de hasta el 60%


Por lo que he podido leer el encontrarme con esta orquídea lleva aparejado un "factor suerte" mayor que el de otras plantas pues pueden pasar años sin que su parte aérea sea visible, aunque no he logrado enterarme a que obedece esta circunstancia.


Casi olvido decir que se conoce como orquídea violeta. Y está claro por qué.




21 de marzo de 2017

Aleuria aurantia

Yo había ascendido por una breve peña rocosa  y ahora descansaba sobre un colchón de pastos verdes, acribillados de tréboles y hongos anaranjados, junto a un pequeño lago de aguas calmas en el que nadaban peces de colores
                                                                                                 Americo Vespucio
                                                                                                 Miguel Betanzos


 
La Aleuria aurantia es una peziza, un género de hongos que se caracterizan por tener forma de copa sin apenas pie.  Se conoce también como peziza anaranjada. Saprófito, descompone materia orgánica directamente del suelo.


Por lo que he leído se trata de un hongo comestible, pero no parece ser muy sabroso, en ningún sitio le hacen excesivas fiestas. 


Por lo que veis poco que decir de el salvo que es ciertamente llamativo por su color.


7 de marzo de 2017

Toronjil

Sentí el retrato de mi madre guardado en la bolsa de la camisa, calentándome el corazón, como si ella también sudara. Era un retrato viejo, carcomido en los bordes; pero fue el único que conocí de ella. Me lo había encontrado en el armario de la cocina, dentro de una cazuela llena  de hierbas: hojas de toronjil, flores de Castilla, ramas de ruda.
                                                                                              Pedro Páramo
                                                                                              Juan Rulfo


Las hojas de la  Melissa officinalis desprenden un olor a limón, de ahí que sea comúnmente conocida como toronjil, y también como cidronela o limonera. Melissa es como denominaban en la antigua Grecia a las abejas productoras de miel lo que nos da una idea de cuánto gustan las abejas de su flor y ya sabemos que officinalis nos indica que era planta usada en las oficinas de farmacia. Veremos en qué:

De regreso a mi casa, mi tía Teresa continuaba llorando. Mi madre le había dado dos tilas y un vasito de agua del Carmen, pero no le habían hecho ningún efecto.
                                                                                             Dime quién soy
                                                                                              Julia Navarro 



La conocida agua del Carmen, que recibe ese nombre porque según la tradición fueron los monjes carmelitas sus inventores, esta compuesta principalmente de toronjil, tanto es así que también se llama agua de toronjil, y se usa para afecciones nerviosas, y se utiliza por vía oral aunque en el romance de Bernal Francés al amante (que al final no lo es) lo bañan:

                                                         Le ha cogido de la mano
                                                         y le ha entrado al camarín;
                                                         sentóle en silla de plata
                                                         con respaldo de marfil;
                                                         bañóle todo su cuerpo
                                                         con agua de toronjil;
                                                         hízole cama de rosa,
                                                         cabecera de alhelí



Se ha usado también como antiespasmódico, para el insomnio, la dispepsia, los dolores de cabeza, los menstruales,...y como no para superar la frigidez y para elaborar filtros de amor que deben tomarse  lunes y viernes las mujeres, y martes y viernes los hombres.


El adiós hoy a cargo de Lorca, en carta a Alberti:

Querido primo: Ayer tarde hubo aquí una gran tormenta. Dime, por favor, si también la hubo ahí. Trabajo, entregado a la poesía, que hiere y me manda.
                                                   ¡Adiós!
                                                   ¡Al molino del amor,
                                                   por el toronjil en flor!
                                                   ¡Adiooós!
Abrazos,
                                                                                 Federico
¿Cuándo vienes a Granada?



21 de febrero de 2017

Cadillos. Cachorros

Señor don Andrés, el jardín de que aquí se trata no tiene verdura, ni flores, sino para su amo. Para los demás, sin excluir a V. E., sólo tiene ortigas, aulagas, cadillos y cardos ajonjeros. Con que así no sueñe V. E. con entrar en él para deleitarse, porque se expone a quedar preso y pegado con el ajonje.

                                                                                                            Juanita la larga
                                                                                                            Juan Valera



Todas búsqueda de información sobre la Orlaya daucoides, vulgarmente conocida como cadillos o cachorros, ha sido infructuosa, fuera de la información meramente científica.



Y para que más. Le basta con ser hermosa.



7 de febrero de 2017

retama loca

                                            Y ocurrió....haciendo caso omiso a la naturaleza
                                            esa retama loca, se acopló a tus suspiros y en abril
                                            floreció
                                                                                                     La retama loca
                                                                                                     Julio Pirrera Quiroga




La retama loca (oxyris alba) no está emparentada con las retamas, y quizás de ahí venga el apellido de loca, de ver como al contrario de lo que sería de esperar en una retama sus frutos no son unas vainas sino unas llamativas bolitas (drupas) rojas.


Al igual que una de las gallocrestas de las que ya hemos hablado se trata de una planta hemiparásita, que aunque realiza la fotosíntesis, el agua y los minerales no los obtiene directamente del suelo sino que se los roba a otras plantas por medio de unas prolongaciones de la raíz llamadas haustorios


Sus frutos son apreciados por los pájaros pero no son aptos para el consumo humano, y su única utilidad parece radicar en la fabricación de escobones